El determinante (II):
los posesivos y los numerales